posterview

A   F O N D O

CIUDAD DE RECORDS

CDMX: Pasión por el directo

La inmensa urbe se ha convertido en uno de los lugares de referencia para promotores, artistas y bandas. Desde hace años, todo el papel se vende en CDMX, urbe en la que artistas de todos los géneros llenan enormes recintos durante varias noches.

197.444. Es la cifra récord de personas que lograron reunir los veteranos reyes del trash-metal Metallica en el Foro Sol hace justo un año en tres apoteósicos conciertos consecutivos. Nunca antes el recinto había reunido tal cantidad de entusiasmados fans, y los californianos, que se dieron el lujo de venir acompañados por el legendario Iggy Pop, se apresuraron a mencionarlo en sus redes sociales: otra efeméride más a añadir a sus hazañas. Unos años antes, Metallica habían tocado ¡ocho veces seguidas! en el Palacio de los Deportes. En ninguna ciudad del mundo existe tal demanda. Ni con Metallica ni con nadie.

Los records de Metallica no son algo aislado. Desde hace algo más de una década, CDMX se ha convertido en destino obligado en las giras de grupos y artistas de todo el mundo, con cifras inalcanzables para cualquier otra ciudad. En 2011 los irlandeses U2 consiguieron sumar más de 300.000 personas en el mítico Estadio Azteca durante tres noches seguidas que colgaron el cartel de “no hay entradas”. Fue, de lejos, la cifra más alta de toda su interminable gira 360 Tour. Un récord asombroso incluso para un grupo acostumbrado a llenar estadios desde mediados de los años 80.

La escala es enorme en esta ciudad también con los artistas mexicanos. Un ejemplo muy gráfico: el ídolo local Luis Miguel ofreció 30 conciertos seguidos en el Auditorio Nacional, en 2006. La imponente Plaza del Zócalo también se ha abarrotado con conciertos masivos como el de Roger Waters de hace un año y medio. Más de 200.000 personas disfrutaron del espectáculo del de Pink Floyd, y eso que el gran despliegue de escenarios del británico redujo de forma considerable la capacidad de la inmensa plaza.

Como confirman artistas y promotores, la demanda de música en directo es, desde hace tiempo, tan gigantesca y entusiasta como la propia ciudad y su inagotable vitalidad. Todos los eventos se llenan. Además de los ya mencionados, el Pepsi Center o el Teatro Metropolitan albergan grandes nombres de forma continua. Aunque hace ahora un cuarto de siglo Michael Jackson llenó el Estadio Azteca cinco noches seguidas, la demanda se ha hecho ahora mucho más consistente, con intérpretes de los géneros más diversos.

Los británicos The Cure dieron en Foro Sol hace cuatro años el concierto más largo de su carrera, superando las cuatro horas y seis minutos. Uno de los más largos de la Historia. Las entradas de artistas como Madonna o Justin Bieber se agotan en cuestión de minutos (25 duraron las de Madonna en una de sus últimas giras), y a precios que pueden ser muy altos o altísimos, incluso para estándares europeos: hasta 12.000 pesos (unos 534 euros) por ver a Paul McCartney. Difícil ver a la diva norteamericana, otra favorita del público local, por menos de 4.000 (unos 180 euros).

En ocasiones señaladas, no obstante, los fans han tenido la ocasión de disfrutar de sus ídolos de forma gratuita (aunque con zonas VIP de pago). Fue el caso de los conciertos más concurridos de la Historia del país: Paul McCartney reunió en 2012 a 250.000 personas en la Plaza del Zócalo, en un evento que fue histórico por sus dimensiones y repercusión. La estrella juvenil canadiense Justin Bieber se tuvo que conformar con 210.000 personas en el mismo escenario, aunque en su momento cierta prensa publicó que había superado al legendario bajista y vocalista de los Beatles.

En el caso de los artistas españoles, la fiebre viene de atrás, y los lazos se han estrechado. CDMX es desde hace tiempo una segunda casa. Muchos de ellos, de Joaquín Sabina a Serrat a la escena alternativa, con nombres como los granadinos Los Planetas, los barceloneses Love of Lesbian o la banda madrileña Vetusta Morla (que tocó recientemente en la sala de referencia el Plaza Condesa), tienen a la capital mexicana como parada obligatoria desde hace tiempo. Y han dado conciertos multitudinarios de enorme intensidad. El ex Héroes del Silencio Enrique Bunbury es el músico español que más fans ha reunido en un único evento. Fueron 90.000 personas en el Azteca, una cifra que queda muy lejos de su alcance incluso en su propio país. Todo es a lo grande en CDMX.

• • • • •

© JC Peña • PosterCity