posterpeople

Entrevista

DANIEL LUNA SOL

Ilustrador y diseñador

Daniel Luna Sol (Madrid, 1980) es uno de los artistas gráficos más especiales y personales del rico underground madrileño. Ilustrador y retratista meticuloso y muy dotado, vuelca en sus posters sus particulares obsesiones (y las del artista), apostando por la complicidad con su cliente, el eclecticismo formal y una suicida variedad de técnicas que hoy casi nadie usa.

Hay dos grandes nombres de referencia en su panteón particular: el prematuramente desaparecido Rick Griffin, nombre esencial de la psicodelia californiana de los sesenta, y el alemán Günther Kiesser. Un clásico: su paso por Bellas Artes no le convenció. Volcado desde el colegio en su especialidad, el dibujo a grafito, empezó a hacer carteles para grupos hace seis años, a petición del promotor Fran Lafuente. Vinculado a La Faena II, uno de los espacios musicales más libres y genuinos de la ciudad, Daniel es un tipo encantador al que le apasiona su trabajo, lo cual siempre se traslada al que contempla su obra. Un trabajo que, por las apreturas económicas del underground, no siempre está suficientemente reconocido en lo monetario. Hace unos meses, una exposición en Espacio B de Lavapiés mostró buena parte de su obra, con originales, algo de lo que Daniel está especialmente orgulloso. “No es lo mismo exponer reproducciones que originales”, dice con brillo en los ojos.

Sobre sus comienzos.
“Siempre me ha gustado la pintura, la ilustración y el cómic, pero nunca había hecho carteles. Aparte de ilustrar, el cartel contiene una parte de diseño y composición de información. Fue algo nuevo para mí. Pero me siento mucho mejor haciendo cosas para otros. La creación para otros es como artesanía y me siento mucho más cómodo en ese terreno que en el de la creación pura”.

Las influencias.
“Yo tenía unas influencias gráficas de diversos artistas, pero desde que hago carteles, las tengo también de cartelistas. El que más me gusta es el alemán Günther Kiesser, pero también me gustan los posters de películas de serie B de los 50, las portadas de libros de los 70 y 80 y los cartelistas polacos. Como vivían en otro sistema político, transformaban los carteles de Hollywood y sus carteles de los 50, 60 y 70 son bastante alucinantes”.

¿Qué debe tener un buen póster?
“Los posters de conciertos se caracterizan por la libertad. Puedes tirar por sitios muy diferentes. Lo que yo trato de hacer siempre es que le guste al artista. Y al público también, porque me muevo donde me muevo, y no tengo mucha presión. Siempre tienes que transmitir una información, pero puede ser de forma sumamente indirecta. La relación con el artista puede ser difusa y esa libertad es lo mejor que tiene, para mí, hacer carteles de conciertos. Tiene que mantener una esencia, pero muchas veces la relación del póster con el artista es poética. En mi caso, el noventa por ciento de las veces he tenido libertad. No me importa que me den unas directrices, pero los músicos suelen tener confianza en lo que hago. Siempre hago una investigación sobre el artista: leyendo entrevistas, viendo su artwork, indago por todos los medios y dejo muchas de esas pistas en el cartel”.

Sobre la Escuela de Bellas Artes.
“En Bellas Artes todo se enfocaba mucho a esa parte del arte con mayúsculas de negocio y pose a lo Warhol, que lo que quería era hacer dinero con poco esfuerzo -me puede gustar, pero es lo que pretendía (risas)-, con la que yo no conectaba. Te ponían a hacer dibujos a carboncillo de estatuas griegas, algo que está muy desfasado (además, odio el carboncillo). A mí me gusta el grafito, el lápiz, un material que tiene carbono, como el diamante, me inspira mucho respeto. Es lo que me gusta y lo que he utilizado desde el colegio, no tenía sentido cambiarlo”.

Sus técnicas.
“Las más posibles. He pasado por todo. Hay artistas que van explorando su mundo con una coherencia. Se han puesto unos límites y mantienen los carteles siempre dentro de ese mundo. No es mi caso. Lo mío es explorar y hacer cosas que no se han hecho demasiado. Al principio, la gente no sabía que todos los carteles eran míos. Me gusta mucho estar ahí. He procurado siempre divertirme: he hecho collages, he colaborado con mi pareja Blanca Estevan haciendo bordados, hice otro trabajo pegando hojas de árbol para componer la piel de una cara. También he hecho un cartel totalmente a lápiz, para Marisa Anderson y Tostadas. He usado acrílico, tinta, cómic, bolígrafo...Y también, algunos con tableta gráfica y ordenador. Pero el lápiz es en lo que soy más ducho, el de Marisa Anderson es de mis favoritos”.

Ventajas y desventajas del underground.
“Lo que me gusta mucho de moverme en el underground es que nadie me pide poner el nombre del “cabeza de cartel” más grande o cosas así. Puedo hacer que los nombres valgan lo mismo. Por otro lado, a veces, los maniáticos del diseño colocan los datos muy pequeños, porque en un monitor, que es donde se supone que se va a ver más ahora mismo, se distinguen bien y la composición queda mejor. Ellos ven como un sacrilegio que se ponga más grande. Yo soy realista, y puedo aceptar que mi diseño quede un poco peor que el suyo, pero si no se ve bien en una pared, no cumple su labor informativa. ¿Las desventajas? Que los grupos no se suelen poder permitir mucho en lo económico”.

¿Existe una “escuela madrileña” del póster de conciertos?
“No. Al menos, los que me gustan a mí, cada uno es de su padre y de su madre. Casi todos son músicos. Además de Rafael Jaramillo, K Y Ilustración pinta como en vinilos viejos. También me gusta Calabaza Cósmica, que hace carteles en acrílico, y Abel Cuevas. Me gusta mucho lo que hace, trata de hacerlo todo a mano. No tengo problema con que se trabaje digitalmente, pero hay ciertos collages con ilustraciones antiguas que se han puesto de moda en los últimos años, que a mí no me gustan especialmente y, además se han copiado mucho, con los mismos tonos y colores. En 1930 Max Ernst, (el pintor surrealista franco-alemán), ya hacía algo parecido. Son complejos y tienen su mérito, pero no me transmiten lo mismo. Yo trato de darle a cada póster un enfoque único, lo que me lleva a comerme mucho el tarro”.

• • • • •

http://www.daniellunasol.es/

© JC Peña • PosterCity